También estoy en Facebook, Twitter, LinkedIn e Instagram
Isabel Del Rio, Isabel del Río Sanz, @IsabelDlRio y @miransaya
Terapias naturales y holísticas en ANIMA

lunes, 23 de junio de 2008

Astrid, capítulo 15: El primer beso

Miércoles, 5 de marzo de 2008

En Barcelona

Sé que ya debería estar durmiendo por los profundos ronquidos de tío Bernard, pero en la penumbra, tan sólo iluminada por un candil, los dibujos de las cartas me absorben. Me muestran penas, secretos, temores, pero también me dejan entrever una solución y, después, dicha y alegría. Les doy la vuelta y las hago girar en un remolino rojo bajo mis manos, mezclándolas sobre las sábanas azules. Giro una, "joven" me dice, giro la de la punta opuesta, "problemas" grita.

TOC TOC TOC

Algo pica a mi ventana. Sobresaltada, temerosa, preguntándome quién o qué puede estar llamando a mi habitación a las doce de la noche, me levanto de la cama y escruto el exterior por una rendija entre las cortinas viejas y amarillas que me separan del mundo nocturno. Nada, tan solo la calle, los árboles agitándose por el fuerte viento y una farola encendida. Vuelvo hacia las cartas, debe haber sido mi imaginación, mejor que las guarde y vaya a dormir.

TOC TOC TOC

Vuelvo a escuchar. Con la baraja en mis manos miro hacia la ventana. Por la rendija descubierta veo un rostro que me contempla. Todas las cartas caen al suelo, "joven, apuros" repiten.

Me acerco a la ventana. Temblando, lloroso, Noa espera a la intemperie. Tiene el labio cortado y la nariz parece haberle sangrado durante largo rato, pues parte de su barbilla está manchada de sangre seca, ya de un tono marrón-negruzco.

¡Noa! -exclamo haciéndole pasar ¿Qué te ha ocurrido?

Él no contesta, sólo entra a mi cuarto con dificultades, agarrándose un costado. Yo respeto su silencio.

Vamos, ven, voy a curarte.

Pasamos por el pasillo sin hacer ruido, entorno la puerta de tío Bernard y entramos al baño. Le limpio la cara y la nariz, le curo el labio. No se queja, no dice nada.

¿Tienes algo más? Le pregunto Necesito saberlo para poder curarte.

Su gesto se retuerce al quitarse la camiseta. Su piel lisa y blanca está surcada por moratones y dos círculos rojizos a carne viva que parecen quemaduras de cigarro. Él no me dirige la mirada, está avergonzado. Le curo las magulladuras, le pongo Trombocid en los golpes, y limpio las quemaduras.

No voy a preguntarte cómo te lo has hecho, pero esta situación no puede repetirse, tienes que buscar ayuda. Si quieres puedes quedarte a dormir esta noche y mañana ya veremos que hacer.

Mientras hablaba Noa se levanta y se acerca a mí. Sus ojos están hinchados y enrojecidos, ahora no llora, pero está claro que lo ha hecho. Su brazo derecho ciñe mi cintura, su piel tibia toca mi espalda bajo la camiseta del pijama haciéndome estremecer. Su mano izquierda acaricia mi pelo, mi rostro. Sus suaves labios me rozan, su cálido aliento se entremezcla con el mío, siento el sabor de su sangre, la sal de su tristeza, y cierro los ojos.

5 comentarios:

Mânes dijo...

Siento la tardanza, pero no he podido colgarlo hasta hoy, espero que os guste.
Un abrazo nocturno,
Isi ^__^

Gerard dijo...

Precioso el final de este capítulo. Precioso el perderse en los rozamientos de sus labios. Precioso el cerrar de ojos que finaliza el capítulo.

No he leído los otros capítulos, pero éste se hace muy interesante.
¿Publicarás el libro de esta historia? ¡Espero que sí!

Un besazo :)
Gerard

Mânes dijo...

Buenas noches Gerard,
Gracias por tus palabras, me alegra enormemente que te haya gustado el capítulo y te invito, si tienes tiempo y te apetece, a conocer a Astrid desde el principio.
Verás, no tenía pensado publicar a Astrid en papel, nació con una propuesta que me hizo alguien que ahora es un buen amigo, de eso ya hace meses.
Astrid fue creada para la plataforma literaria "Estrellas de Tinta", nacida hace más de dos años en Francia. Allí voy publicando más fragmentos. Claro está que con el trabajo, la promoción de "Casa de Títeres" y el final de carrera no he tenido mucho tiempo para seguir con la historia, aunque lo estoy deseando.
Bueno, te dejo con Astrid, espero que todos los capítulos te gusten, al menos tanto como este.
Un abrazo,
Isi ^__^

Luz dijo...

Cada vez me gusta más esta niña, pero para cuándo el siguiente capítulo?!

Mânes dijo...

¡¡Lo siento Luz!!
Es cierto, llevo un tiempo alargandome en la publicación -__-
Ahora mismito cuelgo el siguiente, pero si quieres leer más recuerda que sólo tienes que pasarte por "Las Estrellas de Tinta".
Un beso,
Isi