También estoy en Facebook, Twitter, LinkedIn e Instagram
Isabel Del Rio, Isabel del Río Sanz, @IsabelDlRio y @miransaya
Terapias naturales y holísticas en ANIMA

sábado, 30 de diciembre de 2017

Ritual Año Nuevo 2018

Despedimos un año más y damos la bienvenida a un océano de posibilidades.
Además de desearos un feliz 2018, quiero regalaros un ritual para que atraigáis vuestros sueños y os hagáis un amuleto lleno de energía positiva que os acompañe día a día durante este nuevo año.
Durante la noche de fin de año, a finales de la luna creciente y casi llegando a la luna llena, prepararemos una vela blanca, una verde y otra dorada o amarilla, y formaremos un triángulo con el vértice superior apuntando al alba.
Dibujaremos un círculo con hojas de laurel y pétalos blancos (de rosa o margarita) alrededor de las velas. A un lado, quemaremos salvia y piedras de incienso. En el centro del triángulo colocaremos un quemador. También podemos añadir un cuarzo rutilado para potenciar la energía.
A lo largo del día 31, en contacto con la piel, llevaremos un papel con aquello que deseamos conseguir este nuevo año. También buscaremos una joya de oro, preferiblemente sin dibujos, inscripciones ni incrustaciones; puede ser un anillo sencillo o una cadena.
Abriremos el ritual encendiendo el incienso y la salvia y ahumando la joya para limpiarla de cualquier energía externa, y la colocaremos en el centro del triángulo, junto al quemador. Alzaremos las palmas hacia el cielo y pediremos guía, explicando cuáles son nuestros motivos para ese ritual; queremos llamar a las energías benéficas, a los guías que nos muestren nuestra senda, atraer oportunidades para hacer nuestros sueños realidad, que la prosperidad y la abundancia colmen nuestro hogar… Entonces encenderemos las velas, empezando por la blanca y terminando por la dorada, con la intención puesta en llamar a la luz y la prosperidad.
Extraeremos el papel con nuestros deseos y los leeremos en un susurro a la noche, para que sólo lo escuchen los guías y espíritus benéficos que nos acompañan. Entonces lo colocaremos en el quemador y le prenderemos fuego. Después, colocaremos la joya sobre el humo de nuestros deseos, bajo la luz de la luna y los astros, y pediremos que ésta se empape de la energía necesaria para atraer la buena ventura a nuestras vidas durante el año que empieza.
Dejaremos que las velas y el incienso se consuman y guardaremos los materiales por separado, alejados de cualquier otro material, durante tres días.
La joya se habrá convertido en un amuleto personal e intransferible que llevaremos siempre encima.


¡FELIZ 2018!

2 comentarios:

Isabel Iborra Plans dijo...

Que la llum de la vetitat t acompanyi sempre. Tambe la salut i la prosperitat. De tot cor

Mânes dijo...

Gràcies Isabel!